EL GRAN DÍA

Los tres últimos años, en los primeros días de noviembre, hemos recolectado las aceitunas de Las Quebradillas y luego elaborado el fresco aceite biológico que venimos consumiendo desde entonces.Llegado este momento, uno siente algo del alma de quienes durante meses esperan el beneficio de un fruto sin saber si éste llegará a hacerse cierto. De ahí han venido grandes hambrunas y generosas cosechas, sumiendo a la gente del campo en un continuado tiempo de espera. Lejos del riesgo y sus frenéticos ritmos con los que han vivido la gente de otros negocios, la gente del campo ha desarrollado una confianza que les ha hecho supervivientes por naturaleza. Quien espera ha sido capaz de desarrollar valiosas virtudes como la paciencia, la simplicidad o la esperanza. Puede que a veces se haya descrito esta vivencia con la atención que se ofrece a los tópicos, pero siento estas condiciones que describo porque  he tenido el privilegio de conocer a gente del campo que viven la vida de este modo. Algunos se fueron pero una pizca de su saber estar nos acompaña y le rendimos honores cuando llega el tiempo de la cosecha. Si todo acompaña será el próximo sábado día 12. Será una pausa en ese tiempo eterno de la espera. La disfrutaremos como merece, las aceitunas esperan, podéis verlas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: